Seguidores

miércoles, 7 de septiembre de 2011

ABANDONASTE MI SENDERO

Abandonaste mi sendero,
sin despedida, sin reloj, sin nada,
y lo llevabas el todo contigo.

Ahora caminas sobre el lodo,
y en mi sendero llueve sin tiempo;
ya no te veo, no te diviso;
mares de ratas, que desgracia del cielo.

¿Qué lluvia cae del cielo,
si no mis lágrimas, arrojadas al suelo?

Ahora mi sendero está en el reino de la soledad;
¿quién vendría a mi corazón conquistar?;
un mar, un sol; gotas de melancolía,
que despedidas de mi único ojo, vuelven a brotar.



2 comentarios:

Ricardo. dijo...

Me gusta tu blogg, y eso que a mi la poesía no me gusta.
Pero la que has escrito aqui, es muy bonita.

Bye!!

Alonso Rguez Díaz dijo...

Me alegro mucho que te haya gustado, Ricardo. Has alabado unos minutos de tinta y papel.
Ah, cuéntame lo del trato.